Home » Columnas » Deporte…con puntos y comas-El enojo

Deporte…con puntos y comas-El enojo

Previous Image
Next Image

info heading

info content


Seguramente alguna vez nos hemos preguntado por qué ante una misma situación, algunas personas reaccionan agresivamente y otras no. La manera de sentir, pensar y actuar de los seres humanos está determinada por factores genéticos y por las experiencias por las que haya atravesado a lo largo de su vida. Presenciar imágenes violentas tanto mediante la propia experiencia como a través de los medios de comunicación hace que niños y jóvenes se vayan desensibilizando ante estas situaciones y las incorporen a su vida como patrones de comportamiento habituales, perdiendo progresivamente la capacidad crítica.

A nivel deportivo se debe reconocer cuando los adversarios están siendo superiores a lo largo de todo el encuentro, la violencia por mínima que algunos la consideren opaca una gran demostración deportiva que los jugadores del encuentro estén brindando en la cancha.

A lo largo de todo un partido, las provocaciones entre las/los jugadores son evidentes y caldean los ánimos. En más de una oportunidad, el árbitro principal del partido, observa y sanciona por los constantes insultos, golpes o señas, y aunque conscientemente sabemos que el enfado no es una reacción constructiva, no nos lleva a ningún lugar, no soluciona nada y es totalmente contraproducente en cualquier situación, lo cierto es que la poca paciencia a un resultado adverso o la búsqueda de sacar la rabia en una cancha, puede desencadenar que el partido  no se pueda concluir en el mejor de los casos.

Sentirse enojado o molesto cuando las cosas no salen como uno espera es algo “normal” y beneficioso, en la medida en que nos lleve a planificar cambios en nuestro entorno. El problema surge cuando la ira y la agresión se vuelven frecuentes y/o desmedidas en relación a la situación que las provoca .En otras palabras, si bien el comportamiento agresivo como defensa puede justificarse ante una amenaza real (un ataque físico por ejemplo), se generaliza a situaciones que naturalmente nada tienen de peligrosas o amenazantes para la vida.

En algunos momentos enojarse sirve para luchar con más fuerza, pero idealmente no deberíamos crearnos la ilusión de fortaleza sino experimentarla de manera estable a través del reconocimiento y fortalecimiento permanente de uno mismo y ten presente que no es la ira la que resuelve los temas o mejora la sensación de las cosas.

 

Violeta

Comenta

About Violeta Campos Albarrán

Para mayor contacto puede escribir a violetajudo@hotmail.com

No te lo pierdas!

Deporte con puntos y comas-Deporte y empoderamiento femenino

El deporte constituye en la actualidad uno de los pasatiempos mundiales de mayor importancia, esto …

Deja una respuesta

Or